Seguidores

domingo, 3 de julio de 2011

La wiicicleta

Perdón, pero no, no es un juego de la wii, era solo para llamar la atención.
Aunque ya me estoy imaginando vuestro primer pensamiento, una especie de bicicleta estática, enfrente de una pantalla de televisión, conectada a  esa máquina infernal por la que siempre lloran los crios, ¡Buah! ¡quiero la güi!.
Ya me imagino que terminarán por inventarlo, ya veo a la gente corriendo a la tienda a comprar el aparato ese sin ruedas, aunque bueno, ya juegan al tenis solo con el mango de la raqueta.

Y ¡a correr!, se llamará UCI tour 2012 (este año no), habrá que correr etapas, con cuidado, porque si corres mucho, la wii, detectará exceso de pedaladas y en vez de acusar a redbull, te sancionará por dopaje.
Sudarás la tira, porque ese aparato, dentro de casa, tu pedaleando, enfrente de la pantalla que ya da calor, y el aparato infernal echando humo... sudarás.

En fin, a mi que me de el aire, el sol, la lluvia, el viento y los mosquitos en la cara. Yo, desde pequeño, aficionado a la bicicleta (mi güicicleta), y mira que me ha dado disgustos, que aquella vez que en plena noche, sin luces, yo solo, viniendo del pueblo de al lado, cagado de miedo por aquella carretera oscura, en la que los árboles la cubrían totalmente con sus copas, me acerqué demasiado a la orilla, y me caí a la cuneta, me llené de arañazos y de moratones. Aunque no fue tan gorda como cuando el "tuerto" y Marcos, se dieron de frente, rueda con rueda, mira que es difícil, pero esa costumbre que teníamos de ir sin luces por la noche, ya ves, y encima "el tuerto" llevaba la cesta llena de patatas... (tuerto, sin luces, de noche, por el medio de la carretera... era inevitable)

Una vez, me dio por atajar y bajé la cuesta por donde no había camino, saltaba la BH, que se estropea en en el primer bache, que no quedó nada sano, ni mis rodillas.

¡Como me gustaba llevar a las chicas de pie en el sillín de atrás, agarradas a mis hombros! ahora cuidado que son montanbike, y ya no hay sillín o portabultos.

Que siempre íbamos frenando con la zapatilla (los frenos duraban un par de días haciendo derrapes), la metíamos entre la rueda de atrás y frenazo, la zapatilla izquierda con agujero, la derecha nueva, ¡te quedas sin bici! ¡vaya faena!, pues esos días a cruzar el río, que el pueblo del otro lado estaba a menos de un kilómetro, eso sí, no había puente, ni le hay. A nadar ( a ver como supera la wii lo de cruzar a nado el río de noche) ¡que sensación! ¡cómo picaban los mosquitos!

No éramos nada sin la bici, recorríamos cada rincón, por las callejas, por los montes... a este pueblo, al otro, todo el día por ahí. Nos daba el aire, nos oreábamos.

La orilla del río (no hay piscina), parecía un escaparate, BH, GAC, Orbea, etc. por la noche, en la plaza, igual.

Parecíamos los de "Verano Azul" (yo sería el Quique, que era el que no ligaba nada)

Hasta me compré una bici de "carreras" pesaba lo suyo, pero la forma de las bicis de los ciclistas la tenía, y con eso ya estaba contento, que solo con ver la palanca de las marchas ya me emocionaba, y ahora tengo que ver como las bicicletas están nuevas en el garaje, sin tocar.

Lo siento, soy un bicho raro, pero hoy me voy a cagar en la wii, en la play, en la X esa y en la nintendo (¡que no se me estropee! que es la única que tengo).

Miedo me da el día que me de por probar a jugar con mis sobrinos, como me voy a picar a las maquinitas... Yo, que no juego desde que jugaba a matar marcianos con el espectrum.

Porqueeeeee... ¡SOY MUY MALO JUGANDO A LAS MAQUINITAS! ¡Y EL MARIO ESE DE LA GORRA ROJA SIEMPRE SE ME CAE A LOS 5 SEGUNDOS DE EMPEZAR!

En una de esas que perdí, cogí un libro, y ya no lo dejé nunca más, era "Tiburón" de Peter Benchley.
Todavía le tengo.

18 comentarios:

La libélula azul dijo...

XD, lo que es progreso jajaja
hombre la wii, está bien, es divertida. De la nintendo prueba el "brain training" te gustará jajaja, podrás ver la edad mental que tienes, es divertido XD.
Bueno yo estoy entre el pueblo y la ciudad y reconozco que me gusta más el pueblo, y mira que en el pueblo no tengo tanto acceso a internet XD, pero no sé cómo explicarlo...me gusta, hay que cateta soy jaja!

Una soñadora más... dijo...

Yo nunca tuve una bici de pequeña, por eso cuando mi hijo, con su segundo sueldo se compró una, yo la mimaba como si fuera de azúcar (te puedes imaginar el cachondeo que se traían los niños conmigo), hasta que alguien se la robó (así le sirva para ir a la farmacia a comprar medicinas, ¡he dicho!)

Con el tema de las videoconsolas... mejor me callo porque encenderla el niño en casa conlleva que me quede sin tele...

Te dejo un abrazo enorme para empezar la semana con energía.

Marta.

zingaroerrante dijo...

yo justamente hoy me pegue una buena soba, que hubo hoy treitorada, casi 50 km por el monte, pero luego una buena comilona.

mitica la BH eh, xd, yo aprendi a andar con una BH de paseo, color verde, sin patines ni nada, cogia la BH me subia a lo alto de la cuesta y frenaba con los pies... anda que no desgaste playeros de esos que llaman suela de tocino, xd, y luego al llegar a casa bronca...
nada más que aprendi a andar en bici, que ya pedaleaba, ;), pues sólo se me ocurre a mí al día siguiente a probar a andar sin dos manos, menudo ostiazo que pegue, me salio un chincón inmenso y me pase el día en la cama :(

la nitendo mitica, sí, anda que no me vicie yo al supermario.

Ruben dijo...

LIBÉLULA, ya tengo el brain trainnig, y los del profesor leyton, y no veas, me piqué a un juego para niños, y no era capaz de aparcar la puñetera consola, el animal wild crossing. Yo tengo internet en los dos sitios, pero en el pueblo es como mi oficina, y solo me dedico al trabajo que genera la empresa.

MARTA, la bici era un recurso para todo, siempre por ahí tirada y nunca nos la robarón, son pueblos de 80 ó 100 habitantes, quien la iba a robar.

Ahora cojo dos bicis, una de mi hermano y otra de mi mujer, porque yo no tengo.
¡ay el día que os hable de la vespino!

Ruben dijo...

Eddie, ahora, hay unas bicis pequeñas, que vienen sin pedales ni patines, los crios se impulsan con los pies como si fuera un correpasillos, lo curioso es que me gusta la idea, y parece que aprenden antes a mantener el equilibrio, en cuanto van bien, pones los pedales y a caerse. Ahora llevan rodilleras, casco, coderas... porque como me dijo una madre ayer "... es queee, mi hijo no ha sangrado nunca" - "tranquila mujer, que para eso están los mios"

Alfredo dijo...

La verdad, yo de bici poco. Nunca he sido capaz de levantar el culo del sillín, así las cuestas "cuestan" mucho. Parecía que los demás iban a gasolina mientras yo a diesel. De las maquinitas no quiero oír hablar, me ponen cardiaco los botoncitos, así que en plan relajo de vez en cuando me echo una partidita al spider.

Homero dijo...

yo era de motoreta en vez de bh ajaj

Sue dijo...

Reivindico la bicicleta por encima de cualquier video juego o wii, por muy alucinantes que éstos sean. El aire libre y el ejercicio son mucho mejores para el desarrollo de nuestra personalidad que cuatro paredes y una pantalla.
En fin, eran otros tiempos. Yo también me crié sin maquinitas (como mucho el tetris de los bares).

Un abrazo.

Sese dijo...

Pues aquí otro inútil en las maquinitas, y eso que soy de la época de los primeros marcianitos en los bares, operación defender, el hiperespacio, la del ensamble, la de duros que me gastaba de mi paga semanal y lo poco que avanzaba y ahora con segas, nintendos, wii, uf, cómo las odio, suerte que se me ha pasado la edad. Nada, nada, donde esté el pueblo, las bicis, los ganchillos de las cortinas,...

Eran otros tiempos.

Ana Galindo dijo...

Pues mi bici está colgada de unos hierros en el garaje. Allí la miro y me requeteprometo bajarla y darle un uso digno. Sólo me queda ese consuelo. En cuanto a las consolas.....ni mirar de reojo. No me atrapan.

Besos amigo. Buena óptica en tu mirada alrededor.

Ruben dijo...

Alfredo, es que en Asturias hay mucha cuesta, y hay que levantar el culo.

Homero, la motoreta, esa la tuvimos con el manillar roto un cacho, y teníamos que ir con la mano agarrando el tubo que quedaba.

Sue, vaya enganchón que tuvimos todos con el tetris, y mira que es estresante el puñetero.

Sese, bien dicho, yo ahora hasta llevo casco de bici, toda la vida rompiéndome la crisma, y ahora me hacen llevar casco.

Ana, lo tuyo con la bici es lo que otros tenemos con otras cosas, que se le va a hacer.

Miguel Ángel de Móstoles dijo...

¡Hola Rubén!

GRRRRRR, ¡estoy un poquito cansado de Blogger! Siendo seguidor tuyo, no entiendo el porqué no ha salido este post en mi bandeja de blogs favoritos, ¡en fin!, he vuelto de nuevo a "regrabarme" como amigo.

Me has puesto todo clueco, ¡jope!, ¡¡somos de la misma época!! Yo he vivido lo que cuentas, y ahora tengo las bicicletas cogiendo polvo y oxidadas, porque ya no las utilizo, ¡aunque nunca es tarde!

Nuestra época es de bicicletas y libros, la de ahora de videojuegos y... más videojuegos. Con permiso, prefiero la mia.

Yo tengo cicatrices de mis leñazos con la bicicleta, JAAAAAAAAAAAAA.

Yo incluso las tuneaba con spray de pintura; quedando hechas una facha, JAAAAA, ¡para darme con la mano abierta!

Venga, a coger la bicicleta.

¡Un abrazo!

P.D. A ver si Blogger no me la vuelve a jugar.

Ruben dijo...

Miguel Angel, a Blogger ni me lo nombres, no se si no volveré a soy.es de donde no debí irme.

Mercedes Vendramini dijo...

Sonrío ante tus historias de bicicletas ... sos un "niño" aún, es bueno que goces esas cosas y las recuerdes con placer.-

Sí, para nosotros tan al al sur como está Argentina. Julio es el mes más invernal. Donde vivo,la nieve llega a las sierras, pocas veces a la ciudad. Pero sufrimos temperaturas bajo cero que nos obligan a buscar la casa o los lugares muy tibios. He vivido algunos años en EE.UU. donde nos cubría la nieve en enero y los julios eran distintos .... esos recuerdos están aún ... en los "Lugares de la memoria".

Gracias por visitarme.

Mi cariño.

Ruben dijo...

Mercedes, no soy ya un niño, pero la mayor parte del tiempo me siento como tal, y espero que me dure la imaginación del niño que llevo dentro el máximo posible.

El tejon dijo...

Si es que los niños de hoy no saben lo que se pierden, lo contento y feliz que iba yo con mi padre desde bien chico en aquella especie de canasto detrás del sillin de la bicicleta.
me gustó mucho la entrada y la manera de contarlo.
Un saludo.

La Zarzamora dijo...

Aún no hay wiicicleta pero al tiempo...
Ya te veo subido en ella.
Yo tenía una alemana y se frenaba peladeando al revés... en una de las leches que me di me dieron 5 puntos en la rodilla y ligar no ligué nunca con ella...

Besos.

Ruben dijo...

ZARZAMORA, mi cuañado tenía una de esas. No me hables de heridas de guerra, que me da para contar un millón.