Seguidores

lunes, 18 de julio de 2011

VEGA DE LOS ÁRBOLES I



Mi pueblo se llama Vega de los Árboles, y es verdad, que hasta el año 2000, hacía honor a su nombre. Las callejas estrechas y sombrías, salían en todas direcciones desde el pueblo, las sebes limitaban los prados y los caminos, a veces, entre camino y sebe, transitaba el reguero de tierra,´que ha sido sustituido por las acequias de cemento. Hasta la carretera, era un túnel de ramas y hojas, que daban sombra casi todo el viaje hasta el siguiente pueblo.
Famoso por sus nueces, los nogales abundaban por todos lados, sacando los vecinos una ayuda económica en época de nueces, que daban su trabajo, recoger, limpiar, lavar, secar, volver a recoger y vender. Dicen que las de aquí son de muy buen sabor.
También había algún plantío de chopos, y muchos negrillos.
A los de mi pueblo, nos llaman "papudos", a lo que respondemos "niño con papo, niño guapo". Buscando una explicación, investigué un poco, y por lo visto, la sombra de los nogales, es rica en iodo, (no se si lo estoy explicando bien, porque lo de que la sombra tenga iodo todavía no lo entiendo ni yo), y el exceso de iodo, da lugar al papo. (todo esto, puede ser una bobada, así que no hagáis mucho caso. En todo caso, prefiero lo de papudo, porque los motes de los pueblos aledaños son: raposos, gitanos, chicharreros, modorros, etc.
En mi pueblo, vivirán unas 70 u 80 personas. Es pequeño.
Después de la concentración parcelaria, todas las sebes, la mayoría de los árboles, y todos esos caminos con su encanto y sus rincones para perderse y para jugar a "tres navíos en el mar"* se perdieron. Hasta las sombras se perdieron, solo quedan plantíos de chopos.

La primera foto no se ve muy bien, porque es el pino sobresaliendo por encima de las casas, entre la bruma de la mañana.
Y la segunda foto, es el nogal que sale desde la verja de la casa de mi abuelo.
El coche rojo es un golf vr6 con 170 cv, que es un peligro, y que espero que mi cuñado ya lo haya vendido, porque corre demasiado y es un peligro.
La caravana no es mia.

Como estoy saturado de trabajo, hoy no cuento más, solo aclarar el juego de "tres navíos en el mar".
En la plaza del pueblo, en las noches de verano, cuando éramos muchos niños, nos repartíamos en dos grupos, un grupo se iba por ahí entre las callejas y los prados, y el otro grupo esperaba, hasta que el grupo que se había ido gritaba (Todos a la vez) "¡TRES NAVÍOS EN EL MAR!"  y el otro grupo contestaba "¡Y OTROS TRES EN BUSCA VAN!", con lo que nos pasábamos un buen rato deambulando por ahí, asaltando huertas, robando cerezas o peras o manzanas, fresas... Al final siempre terminábamos sentados en un corro, a oscuras en un prado, los mayores aprovechado la oscuridad y los pequeños intentando ver algo y aprender.


18 comentarios:

Mercedes Vendramini dijo...

Ya extrañaba tus letras!! hermoso lo que cuentas aquí y las fotografías ... todo envuelto en cierta nostalgia, más que nada en la primera.
¿Qué tipo de árbloes son "las sebes" ?

Me alegró encontrarte! Cariños!

eddie dijo...

he estado buscando por donde queda vega de los arboles, por que nunca estuve allí, queda cerca de onzonilla y valdefresno, no?
en esos pueblos estuve currando, haciendo unas casas de madera... en valdefresno hicimos una casa de madera para una pareja, el es hippie, un tío muy simpatico, anda que no le robe maruja, xd.

pues sí, da gusto eso de tener el pueblo lleno de árboles eh? aqui donde vivo hay un monte superfrondoso, eso parece el amazonas y da gusto pasear por allí, en verano te dan el fresco y en invierno puede helar bien que entre esa arboleda no lo sientes el frio.

que buenos esos juegos de las noches de verano, sí, se lo pasaba uno como los indios.

Gala(tea) dijo...

Que bonitos recuerdos nos muestras y que detallada descripción de tu pueblo...

Nos has trasportado a nuestra infancia, nuestra niñez... cuando el que mas y el que menos se ha perdido por las callejuelas de su pueblo... en busca de aventuras... o de aprender!!...

Que tierna entrada..

Un beso Rubén.

Miguel Ángel de Móstoles dijo...

Rubén,

No veas lo bien que me ha venido leerte.

¡Un abrazo!

La Zarzamora dijo...

Qué encanto tenían esos veranos en el pueblo con los árboles y el plácido aburrimiento de las horas perdidas...
Besos, Rubén.

El tejon dijo...

No habré jugado yo veces a "tres navios en el mar", nos saliamos del pueblo y hasta se nos hacía de noche.
Que pena que ya no queden árboles.
Un saludo.

Ruben dijo...

MERCEDES, contaré lo que son las sebes, no te preocupes.

EDDIE, mi pueblo, está al lado de San Miguel de Escalada, justo a medio camino entre Mansilla de las Mulas y Gradefes, pero por el otro lado del río de la carretera de Cistierna.

GALA(TEA), gracias por tu comentario, por inocente, siempre tiendo a la ternura, para eso tuve que sufrir toda la infancia y la adolescencia el ser tan tímido.

MIGUEL ANGEL, me cuesta parar de contar cosas de mi pueblo, pero estoy trabajando de 5 de la mañana a 6 de la tarde, estoy fundido.

ZARZAMORA, las horas perdidas... no volverán, y tristemente, la generación actual, las pierde apretando botones delante de una pantalla.

EL TEJÓN, ¡qué bueno que hayas jugado también a tres navios!, nosotros, siempre jugábamos por la noche.

Ana Galindo dijo...

Qué tierna descripción nos dibujas aquí entre letras de tu pueblo. Tus fotos están bien explicadas, y es todo un lujo especificar "detalles" sobre el coche y la caravana.

Me ha resultado muy fresco y divertido. Bueno, también un poco nostálgico.

Besos

Sese dijo...

Si es que hasta los pueblo parecen menos pueblos que en nuestra niñez, también yo pasaba/paso los veranos en un pueblo y parece distinto, antes era bosque, campo de fútbol, jugar en la calle, tres meses de vacaciones y ahora un mes justito, las calles parecen menos calles asfaltadas, el bosque menos concurrido...

Pero seguro que soy yo, que ya no soy un niño. Los chavales seguro que se lo pasan tan bien como mi generación

ÇSaludos

Ruben dijo...

ANA, SESE, es verdad, miro hacia atrás con nostalgia, con pena de ver que se ha perdido el encanto que tenían esos momentos, yo vivía en ese pueblo todo el año, y se que tanto el invierno como el verano me gustaba pasarlo allí.

Alfredo dijo...

En mi tierra creo se decía "Tres marinos a la mar". Les preguntaré a mis nietas a ver si aún se juega.
Aunque la neblina lo invade, se ve el pino como un tótem sagrado. Lo de la concentración parcelaria acabó con muchas pequeñas fincas entrañables, pero a pesar de las críticas creo que fue para bien.
He leído en tu respuesta a un comentario donde está tu pueblo. Durante unos años nos pasamos la familia las vacaciones de verano en Almanza. Alquilamos una casa e íbamos al río a pasar el día y a coger cangrejos. También hacíamos excursiones a Cistierna, Valderaduey, Sahagún de Campos…
Saslu2.

Ruben dijo...

ALFREDO, sí, Almanza lo conozco bien, es un punto intermedio entre Puente almuhey, Cistierna, Sahagún y sahechores. Me suena muy bien lo de "tres marinos a la mar"...

libelu dijo...

Yo siempre viví en un pueblo, hasta que tuve que mudarme a la ciudad porque en el pueblo no hay instituto para hacer bachiller ;)
fue un cambio extraño, la gente de la ciudad no es como la de los pueblos XD

en fin...
buen homenaje a tu pueblo.
que bien que tengas tanto curro :)

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...

Yo nunca he tenido pueblo, ando a la espera de que me adopten en el de mi novia pero me parece que tengo que pasar unos cuantos trámites aún...El tuyo me gusta, y más cuando lo describes como lo haces tú. Un saludo amigo.

Anónimo dijo...

referente al yodo de los nogales,esta en el "revillo" de la nuez,recuerda como se ponen las manos cuando se recojen las nuezes.El juego si era TRES NAVIOS.Encuanto a la nostalgia de los recuerdos y la vida en nuestro pueblo(yo tambien soy de alli),puedo decir que:tiempos pasados siempre fueron mejores.De todas formas sigo siendo un adicto de mi pueblo.

monchouoc dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Monchouoc dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Monchouoc dijo...

Yo también conocía la Vega de los prados, la era, el río, la calleja, el caño, la plaza de la iglesia, la Sierra, San Roque. Veraneaba en ese pequeño paraíso, hasta que llegó la concentración y arrasaron con todo.
A partir de ese momento he tenido la oportunidad de conocer lugares preciosos, donde sus gentes aman, cuida y protege su tierra. Pueblos y paisanos que saben sacar rendimiento del lugar sin destruir su entorno.
Pero el desastre ya esta hecho, y como ya no voy , desconozco sí alguien es consciente del error cometido.
Siempre soñé que pasaría los veranos con mis hijos en Vega de los Arboles , porque deseaba que se lo pasarán tan bien como yo lo pasé, pero ya no quedan los regueros , los senderos, los pájaros, los cerezos , la vacas pastando en los prados, ni los árboles.