Seguidores

sábado, 29 de octubre de 2011

OTOÑEANDO POR AHÍ

Dos niños de 2 y 5 años, agotan al que pillan, así que, esta tarde, me les he llevado a dar un paseo otoñal aprovechando este sol tan agradable, para ver si se cansaban un poquito. Como no estábamos en el pueblo, no quedó más remedio que salir hacia las afueras de la ciudad.

Las cálidas temperaturas, han mantenido las hojas verdes hasta  ahora, y los anaranjados y amarillos, se están haciendo esperar. Pero la imagen ya es totalmente otoñal.
Y los amarillos ya contrastan con los verdes, los patos son invitados de lujo en este paraje.
Con un poco de paciencia, conseguimos acercarnos y verlos más de cerca. Lo difícil es mantener a los niños en silencio.

Antes de salir en busca de un lugar alto (y de paso cansarles a tope para que lleguen a la hora de ir a la cama cansados al máximo), se han entretenido con las hojas del suelo, y con los mirlos que revolotean por entre las ramas.


Tener a los dos pendientes de la foto es una tarea más ardua que hacer el puzzle de 3000 piezas del cuadro del "Guernica".

Así que me he puesto la botella de agua en la cabeza, y he intentado llamar su atención, eso sí con la colaboración de Silvia, porque Dani, se me escapaba constantemente.


Prometí subir hasta una nube para ver la ciudad desde allí, esta tarea, ha sido mucho más difícil de documentar, era imposible sacar fotos, mientras ascendíamos, (por un sendero empinado, en vez de tomar el largo camino de gravilla), yo llevaba a Dani en mi brazo izquierdo, mientras me asía al pasamanos con la derecha, eso mientras había pasamanos, que solo están en los primeros metros, hasta una fuente, con peldaños de piedra, cubiertos de barro tras la erosión de las últimas lluvias de los días pasados. En todo momento, Silvia caminaba delante, igual que una cabra, decía que se le daba muy bien trepar. Por fín llegamos a la nube, nos sentamos un ratito, con Dani temeroso de la altura, y con Silvia hablando sin parar, es una metralleta, un loro, no puede callar, es imposible.

Desde allí, sacamos una foto de la ciudad, con la catedral dominando, y con las vacas a pie de foto, intentando contrastar, a ver con que parte nos quedamos.

También desde nuestra atalaya improvisada, les indiqué el puente por el que habíamos comenzado el ascenso.

Las fotos han sido tomadas con mi móvil, de ahí su pésima calidad, pero es que todo el paseo ha sido improvisado, salí de casa con la idea de tomar un café tranquilo en la cafetería de al lado de casa, pero una vez allí, ha sido imposible mantener la tranquilidad, tomé el café atragantado, mientras uno se subía en una silla, y el otro hacía que limpiaba los cristales con una servilleta, (una de las muchas que rompieron en cinco minutos que duró el café). Por supuesto durante todo el episodio, sin parar de hablar.
 Así que una vez me propuse cansarles, ya no había tiempo de buscar cámara de fotos ni nada.

La pena es que las fotos que prometí a Eddie, siguen sin llegar, porque tendría que ir por mi pueblo. Ese día iré con cámara. (y sin niños)

Esta es la tarde de sábado que me he pasado, no voy a engañaros, lo he pasado muy bien con estos dos. Ha sido díficil convencerles de que las castañas pilongas no se comen, aún así, viajan algunas en sus bolsos. Busqué alguna seta para enseñársela, pero solo encontré algun "rabo" mal cortado y arrancado lo que me cabrea bastante.

La zona está plagada de conejos, pero claro, llevar a Silvia es como llevar la radio encendida, y así anticipamos nuestra llegada  varios minutos. (No vi ni uno).

Conclusión, estoy cansado, mientras ellos, siguen peleando en el salón, pasando como un huracán por el efímero orden que su madre había conseguido en su ausencia.

28 comentarios:

El tejon dijo...

Y te verás mal para acostarles,jajaja
Bonito reportaje, disfruta de ellos que son muy majos ahora, ya verás que pronto crecen.
Salud.

Ruben dijo...

Tejón, me avergüenza haber publicado fotos tan pésimas, comparado con tus reportajes, esto es una chapuza, pero ya te digo, todo tenía un propósito inicial que no tenía nada que ver con sacar fotos.

Isi dijo...

jajaja me parece que el que ha acabado agotado has sido tú ;)
Bonito paseo por la Candamia; yo también la visito a menudo pero es que vivo al final de Jose Mª Fernández, así que me queda al ladito de casa (soy una privilegiada, o me considero!!!).
Supongo que, además, ahora que ya no es verano no estará tan masificado, porque en agosto tienes casi que pedir hora para poder ir allí y encontrar un hueco de verde...
Yo suelo ir por el paseo de gravilla, eso sí :)
Me alegro de que lo pasaráis bien!

Ruben dijo...

Isi, sin duda nadie lo tiene más cerca que tu, aunque yo vivo en Villaobispo, hacia ese lado, y también lo tengo muy cerca. Me gusta más ahora que en verano.
Sigo tus concursos...

Gala dijo...

Que tierno eres Rubén.. me encantan esas imágenes que nos muestras, ya te lo dije en una ocasión tienes unos hijos preciosos.
En cuanto al paseo.. jajaja que puedo decirte, me he visto a mi misma con mis sobrinos, de 6 y 2 años..peleando tambien todo el rato.. no se cansan nunca y yo , termino absolutamente agotada... pero ellos siguen y siguen.. como si sus pilas fueran de otro calibre ...

Y finalmente, que puedo decirte, me alegra muchisimo tu visita al blog, se te echaba de menos... en cuanto al poema.. muchisimas gracias! es un honor que te guste, y que tu niña quiera aprenderlo... para mi es un placer poder compartirlo.

Besos mediterráneos.

PD: a mi me da que hoy el que caerá rendido serás tú...

eddie dijo...

la vitalidad de los peques :) ojala nunca se acaba... es una cosa tan bonita y autentica, xd.

improvisar, me encanta esa palabra, como suena, y su significado... improvisando, de esa palabra tengo muy buenos recuerdos...
dices que las fotos no son muy buenas, no estoy de acuerdo, estan todas muy bien...
una de las fotos que más cariño le tengo yo, es de una que me saco mi hermano con mi movil, hace 4 años o por ahí, yo metido en un roble con la perrina, aún conservo esa foto... y gracias a esa foto conocia una persona super especial.

pues sigue improvisando cosas así, :) son a la vez sencillas, y llenan mucho.

ome, por las fotos no te preocupes, xd... con estas que he visto hoy quedo contengo, muy bonitas...

yo tengo pediente aún esa escapada, ya tengo pensado el día, pero no dire nada, quiero engañar al día y al tiempo :) y que no me visiten esas nubes negras como el pasado domingo.

Mercedes Vendramini dijo...

Bellísimas imágenes Rubén. Y tus niños una delicia. Envidio tu paisaje otoñal! Este paseo tiene que haber dejado tu alma aún más transparente!

Feliz descanso!

Mónica Ortelli dijo...

¡Qué buen paseo de sábado han disfrutado y yo con ustedes! Hermosos lugares y muy buenas fotos. Me hiciste acordar a cuando mis hijos eran chicos y con mi marido los llevábamos a las sierras cerca de mi ciudad. Trepar con ellos daba un buen trabajo, al menos a mí.
Tus hijos, dos soles.
Un abrazo fuerte, Rubén.

ruma dijo...

Hello, Ruben.

The excellent and lovely work.

The season of colored leaves, heartwarming atmosphere

The prayer for all peace.
from Japan, ruma ❀

Ruben dijo...

Gala, lamentablemente, no tengo tiempo de pararme a comentar en todos los blog, aunque el tuyo es de los más agradables y me paso siempre que es posible.

Ruben dijo...

Eddie, no me quedó más remedio que improvisar. Vamos a buscar esos tonos anaranjados y amarillos antes de que se los coma el blanco.

Ruben dijo...

Mercedes, Este paseo me ha dejado fundido, pero bueno, son esos momentos que no tendré con los años, y que no me quiero perder.

Ruben dijo...

Mónica, seguramente, tengo que darme prisa para disfrutar de estas edades de mis hijos, antes de que solo sean un recuerdo, y las tardes de los sábados ya no estén dedicadas a su padre.

midala dijo...

Disfruta de tus niños Ruben...siempre te lo digo,son preciosos!!!!Y te puedo asegurar,que no hay nada mejor en el mundo que la familia.Enhorabuena por ese paseo y esas dos preciosidades.Milllll besitossssssssssss,me alegró muchiiiiiiiisimo verte por mi blog,porque pinturitas....se cerró hace tiempo ya...con las cuentas y otras cosas....:):):)

Alfredo dijo...

Tampoco es mala cosa lo coger castañas pilongas, recuerdo que de chico decían los abuelos que era bueno llevar algunas en el bolsillo de la chaqueta, pues ahuyentaban el dolor de cabeza.
En cuanto a la guerra que dan los chiquillos… disfrútala. El tiempo pasa volando y antes de que te des cuenta, te la darán los nietos.

Ruben dijo...

No se yo, si las castañas pilongas quitarán el dolor de cabeza, sobre todo cuando estos dos te renuevan ese dolor constantemente.

penyabogarde dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Sue dijo...

Je,je. La energía de los niños es envidiable. Y el paraje maravilloso.
Ya me gustaría a mi vivir en un lugar tan bello por el que pasear de vez en cuando.

Qué ricas las castañas y la setas!

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...

La calidad de las fotos es lo de menos, lo importante es haber pasado un día así con tus pequeñajos. Y qué mejor que en la Candamia y con las vistas de León!!

Ruben dijo...

Sue, las fotos engañan, te aseguro, que pasamos cada día por paisajes estraordinarios, sin darnos cuenta de que lo son, precisamente porque los vemos a diario.

Ruben dijo...

Eduardo, la verdad es que los niños, tienen que ser advertidos de que la vista es especial desde allí arriba, si no les avisas, pasarían por allí sin darse cuenta. Pero les gustó.

Sese dijo...

Qué ricura de niños, ya me los imagino, no sé yo si tendría la paciencia suficiente para "cansarlos" tan maravillosamente como tu lo has hecho.

Saludos

Ruben dijo...

Cansarles dices, Sese, siguieron en casa como si no hubiesen ido de paseo, mientras yo estaba derrengao´ en el sofá.

Mercedes Vendramini dijo...

Gracias por tu visita Rubén!
Te imagino en un toño maravilloso.

Cariños!

eddie dijo...

Hola Ruben.

al final gano el proyecto APAL, la protectora de villablino :)

osea que un patio soleado para los perrines, y pienso para una gran temporada

libelu dijo...

Muchas gracias por tu visita y tus ánimos...

Tu entrada es muy tierna, y las fotos están muy bien! pa ser con un móvil, están super bien!

Nieves dijo...

Rubén, me siento super identificada contigo, aunque no son mis hijos sino mis sobrinos y los tengo cada día en casa porque sus padres trabajan ( yo en el paro) son dos niños y tienen la esactamente la misma edad que los tuyos.
Que puedo decirte que tú no sepas, son agotadores, te absorven todo el tiempo y a veces desesperas por que necesitas un ratito a tu aire, pero (en mi caso) cuando pasan dos días y no los veo estoy deseando verlos aparecer y entonces soy yo la que voy a visitarlos.

En fin, esa es vida!!!

Felicfidades por tener unos niños tan guapisimos los dos, y ánimo y fuerzas !!!

UN abrazo :)

Ruben dijo...

Si, Nieves, si estás con dos niños, no hace falta que te diga nada.