Seguidores

martes, 10 de abril de 2012

¿A QUÉ NO HAY "GÜEVOS"?

Camuflado en otra entrada, que se titulaba "güevadas", dejé un relato que pasó muy desapercibido, sobre todo porque la gente se quedó más con las "güevadas". Hoy lo pongo de nuevo, solo que sin las trastadas que contaba aquel día.

De todas formas, odio esa frase (¿a qué no hay "güevos"?) porque tras ella, solo vienen que problemas.

Ese día, habíamos tenido entierro... y habíamos enterrado a uno de esos que nos daban cierto miedo y respeto...
-¿A qué no hay "güevos" a ir al cementerio a media noche y jugar la partida en la lápida del Braulio?
¡Qué no hay "güevos"! ¡Qué no hay "güevos"!
Todos al cementerio, éramos cuatro, el cementerio estaba en una calleja estrecha y oscura a quinientos metros del pueblo.
El primero se cayó en unas zarzas con la borrachera, y lo dejamos allí hasta que volvimos.
El segundo (que fui yo) se tropezó con una portillera abierta, y se rompió la nariz.
El tercero se quedó a la puerta y no entró.
El cuarto entró... Se sentó en la primera lápida, sin llegar a la del Braulio...
De pronto, un ruido como de una lápida desplazándose. La borrachera desapareció al instante, los dos que ya estábamos entrando también lo oímos, salimos de allí pitando.

___________________________________________________
MIENTRAS, DENTRO DEL CEMENTERIO

La lápida se desplaza del todo, y un alma en pena sale por ella. A su lado otra alma en pena está apoyada en la pared de los nichos.
EUSTAQUIO: A ver si aprendes a salir sin hacer ruido, Manuel, que llevas 50 años muerto, y todavía no sabes atravesar las paredes, ¡que eres un fantasma! ¡que no te va a pasar nada!
MANUEL: De todos los que podían quedar atrapados en este estado fantasmal, tenías que ser tú el único que se quedase conmigo, Eustaquio.
EUSTAQUIO:También está Rufina.
RUFINA: A mi no me metáis en vuestras discusiones -dijo la tal Rufina-.
En eso que el Braulio, recién enterrado, sale atravesando la lápida.
EUSTAQUIO: ¡Mira, Manuel! el Braulio se acaba de morir, y ya sabe salir sin armar escándalo.
MANUEL: ¡Vete a la mierda! Eustaquio.
EUSTAQUIO:¡Vete tú! que estoy convencido que estamos aquí por tu culpa.
MANUEL: ¡Cómo que por mi culpa!
EUSTAQUIO: Porque me mataste por mover la linde, y te llevo diciendo 50 años que yo no fui.
MANUEL: A mi me fusilaron.
EUSTAQUIO: Claro, ¡por matarme!
MANUEL: Porque me querías robar mi huerta.
EUSTAQUIO: ¡Qué yo no fui!
MANUEL: ¡No sé quién iba a ser! Mientras no nos aclaremos, nos vamos a quedar así hasta el fin de los tiempos.
EUSTAQUIO: Te digo que yo no fui. Anda vamos a dar una vuelta, a ver si siguen corriendo esos...

SE VAN

BRAULIO: Y tu Rufina, ¿Por qué estás aquí?

RUFINA: ¿Yo?... será porque fui yo la que movió la linde para fastidiarles, pero no se lo pienso decir, ¡qué se jodan!
Este es Don Jesús (creo) el cura de mi pueblo durante 4 ó 5 décadas, y este es el cementerio hace una porrada de años, puesto que las puertas que yo he conocido toda la vida (y tengo 40) son de metal y de dos hojas de metro y pico cada una. Y que quede claro que ahora el cementerio está mucho más cuidado, que ¡ hay que ver cómo estaba en esta foto !

 

27 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Muy bueno este relato. Da para más, me quedo esperando la continuación.

Saludos.

PD. Estoy poniéndome al día con las lecturas. es un gusto pasar por tu espacio.

Hasta pronto.

Simplementeyo dijo...

Vaya con el relato, cuando yo digo que hay vidas paralelas es por algo jajajaj.

Me ha gustado mucho y opino también que quedad para el capítulo dos.

Besitos y sonrisas sin lápida :-)

Ruben dijo...

PLUMA ROJA, SIMPLEMENTEYO, ¡vaya! pues no había pensado en una segunda parte, pero poderse... se puede... se puede imaginar uno de todo.

Saudades8 dijo...

Más lista que el hambre la Rufina, los tíos matándose por la linde y ella de mosquita muerta jodiendo.

Ruben, fenomenal la historia aunque te puedo asegurar que nunca entraría a un cementerio de noche y menos por un no hay güevos.

Saludos,

Nieves dijo...

Que movidón!!!!

Los vecinos de nicho estarán que trinan... Descanso eterno???? con estos tres lo dudo!!!

jajajaja :)

midala dijo...

jajajajjajaja osea...que te rompiste la nariz haciendo de las tuyas!!!!ya te valeee ir al cementario a perturbar la soledad de los muertossss vayaaaaa webossssssssssss jajajjajajajaj esoooo si que son webos si señor!!genial Ruben y el relato bueniiisimo, esos...no descansannnnnn!!

Mercedes Vendramini dijo...

JAJA! SIEMPRE SÚPER ORIGINAL RUBÉN! - SÍ QUE DA PARA UNA CONTINUACIÓN! MÁS CUIDA TU NARIZ!

CARIÑOS.

Gala dijo...

Jajajaja, divertidisimo el relato en dos versiones distintas.
He de reconocer que los cementerios tienen un buen manto de historias para ser contadas, pero mira que me he reido con Rufina...

Jajajaja, y el pobre Eustaquio, haciendo ruido... pobrecito,quedó traumatizado con la linde y no se atreve a cruzar nada.

Genial! gracias por la sonrisa que me llevo.

Besitos mediterráneos.

Alfredo dijo...

¿Es posible que la vida de fantasma, sea mas llevadera que la propia vida?
Se me hizo corto.
Salu2.

Ana Galindo dijo...

¡¡¡¡Me ha encantado!!!! Llevo riéndome un buen rato. Hay que ver lo que pueden dar de sí una noche de borrachera, la vidilla del cementerio y los rencores por la posesión o desposesiónde algo que a veces ni prestamos atención.

Besos y felicidades.

Ruben dijo...

SAUDADES, esa apuesta corrió varias veces por el grupo. El cementerio quedaba al lado de la carretera que iba al siguiente pueblo, y cuando íbamos en bici por la noche, pásabamos por allí como motos...

NIEVES, estos tres tienen representantes en todos los pueblos de España.

MIDALA, por suerte, nunca me he roto la nariz, era lo que me faltaba, ya es bastante grande, si encima me la rompo y se hincha...

MERCEDES, no se si dará mi imaginación para continuar esta historia.

GALA, cuento lo de la linde, porque es increible la cantidad de disputas que he presenciado por ese tema.

ALFREDO, no lo se, pero preguntaré por ahí, será por fantasmas, si es de lo que más hay...

ANA GALINDO, buena idea, "Rencores Eternos" se debió titular la entrada.

MEN dijo...

jajaja me parto de risa, esta genial. La de muertos que habra en los pueblos por tonterias parecidas, se matan por medio metro de terreno y aveces este no sirve para nada.El dia que se den cuenta que fue la Rufina la correran a gorrazos hasta el mas alla jajaja. que lista la tia pero que mala hostia tiene quedirian en mi pueblo(con perdo)Me ha recordado a mi abuela que se es de armas tomar. Un bessito

MEN dijo...

Queria decir que es de armas tomar. perdon por los espacios este teclado esta viejito. Bessitos

Ruben dijo...

MEN, por un peseta de ¡na!

Sese dijo...

Jajaja, buen relato con moraleja incorporada, cuánta razón tienes con eso de que detrás de la frase "¿a que no hay güevos? no puede venir nada bueno, jajaja

Saludos

midala dijo...

como que no te rompiste la nariz????????si lo pone en la primera parte...o es que no lo comprendí??????el segundo que soy yo, me rompí la nariz....Plissss explicamelo porfiiiii

Ruben dijo...

SESE, haciendo memoria, detrás de esa frase, los líos son innumerables.

MIDALA, no es un hecho real, es solo un relato, vale que en el relato me rompo la naríz, pero en la vida real nunca.

Marta C. dijo...

Ruben ¡Muy bueno el relato! Me ha encantado ese diálogo entre los fantasmas que se siguen peleando después de muertos por lo mismo que se peleaban de vivos. ¡Genial!
Y así es. Hay pueblos en los que las enemistades entre familias duran una generación tras otra.
Y el final, divertidísimo, a la chita callando Rufina es la que ha montado todo el "sarao". Felicidades, Ruben.

Vir dijo...

¡Jajajajaja! Qué pendeja la Rufina esta. Igual es que le gusta eso de ser un fantasma, ¿no? ;)

MEN dijo...

Hola "paisano", en mi casa tienes una abrazo grandote para ti. Un bessito

Ruben dijo...

MARTA, en los pueblos, en unos más que en otros, prefieren perder algo con tal de que tu no ganes.

VIR, pues claro, para seguir fastidiando.

Chuan-Che dijo...

¡¡Qué lastimica!! ¡¡tener que conocer gente de esa que prefiere quedarse tuerta pa que tú te quedes ciego!! ¡¡y cómo abundan, coño!!

;)

Ruben dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Soledad dijo...

Se de alguien que hacía fiestas en el cementerio de su pueblo, imagino que el bailaban como esqueletos. Estaban muertos de miedo pero por esa pregunta y por unas apuestas de ná, del susto de una mala noche de verano, se quedaron como un mes sin salir de su casa, el caso es más largo.

Veo a un cura con vestido???.

Muy buen relato, nada de cuento.

Ruben dijo...

SOLEDAD, el cura lleva sotana, si. Algunos todavía las usan, esa foto tendrá más de cincuenta años.

LA ZARZAMORA dijo...

Espero que cuando me entierren no vuelva nunca más... pero sí es para hacer alguna trastada como Rufina, me lo pensaré ;-)

Un buen relato, Rubén.

Besos.

Ruben dijo...

ZARZAMORA, yo no quiero volver...