Seguidores

domingo, 13 de enero de 2013

¡Vaya herencia!

Dani ha heredado mi máquina de los sueños. Esa que me atormenta con sueños absurdos, pesadillas y demás. Esa que tenemos todos, pero que a mí me ha tocado una defectuosa.

Llevo un par de horas dormido, estoy muy cansado. De pronto, oigo como Dani gime en su habitación, tiene tres años, y tiene un dormir agitado, como yo, así que he tenido que poner una barrera para que no termine en el suelo cada noche.

Finalmente se despierta.
-¡Papá! - grita.
-¡Papaaaaaaaaaá! - el grito se repite con más intensidad.
Reclama mi atención, aunque ha dejado de llorar. Estoy tan cansado que no me puedo ni levantar.
-¿Qué te pasa? - digo-.
-Tengo una pesadilla.
-¿Qué pesadilla? 
-Me quería comer un "dinosaudio" -dice-.
-Anda duérmete -le digo desde mi cama-, que los dinosaurios no existen.
-Pero, ¡papá!, es que este era el últimoooo.
-¡Anda duérmete! que estoy muy cansado, que solo era un sueño -digo reacio a salir de mi cama.

-¡Pues qué sepas que tu eres el siguiente!

¡Bueno! ¡cualquiera no se levanta!

21 comentarios:

El tejón dijo...

Pues arriba que ya es de día, vaya manera de desperezarte que tiene el crío,jejejeje.

Emilio Manuel dijo...

¿Como que no existen los dinosaudios?, en su mente infantil están vivos y muy vivos, de alguna manera tendrás que explicarle que los dinosaudios murieron hacen muchos años, gracias a un meteorito.

Un abrazo.

Ruben dijo...

Tejón, eran las 2:30, y me levanto a las 4:30.

Ruben dijo...

Emilio, se lo he explicado, pero no le quedó muy claro, aunque para eso está su hermana de seis años, que se lo explica cada vez que pregunta.

Saudades8 dijo...

Las malditas pesadillas y más siendo un niño, y esos sueños nada tienen que ver con la realidad, ya puede ser un dinosaudio o un lobo feroz, esperemos que con el tiempo se atenúen, aunque no se si será peor lo que le ocurre a otros, que su bendita mujer apenas puede dormir por los ronquidos del susodicho.

Saludos,

Ruben dijo...

Saudades, por suerte no ronco, y mi mujer duerme como una bendita. Creo que vamos mejorando con el tiempo, aunque ahora es su profesora quien tiene pesadillas con Dani...

Rafa dijo...

Me ha hecho muchisima gracia su ultima frase.

!Pues qué sepas que tú eres el siguiente!
que simpatico :)

Emilio José Pazos Brenlla dijo...

Lo que me sorprende es que el niño sólo se tranquilice con la idea de que también va a comer al padre. Je, je.

Un saludo.

Dorothy dijo...

Yo de niña tenía muchas pesadillas, pero ahora la verdad es que no tengo ninguna, por suerte. ¡mira que no levantarte hasta que el dinosaurio te iba a comer a ti!

Verónica dijo...

Seguro, que después de eso te levantaste rápidamente jaja.
Un abrazo, feliz domingo

Ruben dijo...

Rafa, su última frase es una amenaza, el sueño es mio, y el siguiente vas a ser tu

Ruben dijo...

Emilio Jose, el niño se tranquilizó cuando consiguió sacarme de la cama, por suerte, no es muy habitual.

Ruben dijo...

Dorothy, cuando me levanté, ya me tenía entre sus fauces totalmente, el sueño, digo.

Ruben dijo...

Verónica, claro que me levanté, es muy insistente, hasta que no me levanto no para, intensificando sus gritos a cada momento.

Nieves dijo...

Precisamente esta semana hablaba con mi sobrino de los sueños...
Tiene 6 años, como tu niña creo recordar. Pues me contó su última pesadilla:

Un ELEFANTE entraba en su casa y se lo rompía todo.... iba directo hacia él y se escondió para que no le viese.

Como ves los GRANDES animales invaden los sueños de nuestros pequeños.

Un besote :)

Ruben dijo...

Nieves, lo de Dani es muy curioso, resulta que con dos años, desechaba los dinosaurios de juguete, y solo jugaba con los otros animales de plástico. Y ahora está obsesionado.

Lapislazuli dijo...

Muy bueno, que final!!!
abrazo

Ruben dijo...

Lapislazuli, bienvenida a mi humilde blog, y encantado de que te guste el final, aunque por una vez me le ha facilitado Dani, y no lo he inventado yo.

Lady_Celeste dijo...

!!Hola,Ruben!!

Q imaginación tienen los niños.Sus deseos,a veces,son ordenes para nosotros.

Me ha gustado tu post.Muchos besitos,Ruben

Sese dijo...

Lo malo de las pesadillas es el miedo a volver a dormirte para que no se reproduzca, cuando tengo una y despierto estoy un rato obligándome a despertarme de l todo, para resetear el cerebro y que no se reproduzca.

Y ahora ya sabemos quien acabó con los dinosaurios!!!!

Saludos

Vir dijo...

Uff, yo siempre he tenido muchas pesadillas, y ahora más que nunca. Lo malo es que el mal cuerpo me dura todo el día, espero que a tu niño no le pase y se despierte habiéndose olvidado de dinosaurios traganiños y otros monstruos. Un saludo,