Seguidores

viernes, 29 de enero de 2016

Decepción

Soy la decepción.
Soy la decepción?
Sí.
No lo vi.
No leí entre lineas.
No era yo?
Sí. Era yo. Dudando.
Y yo soy decepción.
Pensaba equivocadamente que no.
Vuela la intensidad demasiado rápido.
Y muero en la orilla.
No lo veo. Da igual. Ya es tarde.
Cuando lo descubro, duele.
Me duele!
Porque es lo último que quiero ser.
Una vez me resigno.
Pienso en redimirme.
Pero el momento, ya pasó.
Condescendencia.
Frustración.
Calor.
No.
Frío.
Atención.
Complacencia.
Elquetequieramasqueyoqueloescribamaspegado

2 comentarios:

LA ZARZAMORA dijo...

Hay momentos de decepción y dudas que son irresolubles hasta que las respuestas llegan solas.
Paciencia...

Besos, Rubén.

Nieves dijo...

El arpón de la decepción es terrible. Su herida permanece durante demasiado tiempo.... y duele mucho.
Pero lo importante es saber capear estos temporales porque siempre te enteras de los porqués, algunas veces para aclarar las cosas otras para enmarañarlo más, pero así es la vida.

Ánimo!!!

Besos :)