Seguidores

miércoles, 29 de junio de 2011

LA NOCHE DE UN ANIMAL

La lluvia comienza a cesar. Ahora, ya solo se oye el goteo de las hojas. Está oscureciendo, todo a mi alrededor es de un verde intenso, los pájaros cantan y revolotean aprovechando los últimos minutos de luz. Yo sigo sentado aquí mojado, tranquilo. Dejo pasar el tiempo embobado, mirando como las gotas de lluvia resbalan hacia el suelo acariciando las hojas. La soledad me relaja, no pienso en nada, no siento felicidad ni tristeza, solo tranquilidad. Es tan fácil respirar que siento como si la Naturaleza me estuviera regalando este momento.
Ya ha oscurecido por completo. Por un instante todo está en silencio, es el instante en que unos ya duermen y otros aun no han despertado. Luego comienza la vida, la vida de la noche. La oscuridad es total, pasa a tu lado, te envuelve, se puede tocar , es tan espesa que te impide moverte. Oigo todo tipo de ruídos, es la noche.
Hoy morirán algunos seres para que otros sigan viviendo, otros saltarán y correrán felices entre la hierba húmeda seguros en la discreta oscuridad, lejos de esas miradas peligrosas. Yo les oigo, saben que estoy aquí, pero hace tiempo que se han acostumbrado a mi presencia.
Las ranas cazan insectos, las aves nocturnas cogen roedores e insectos de gran tamaño, los gatos y los zorros capturan pajarillos mientras éstos duermen. En los campos, los jabalíes retozan y gruñen en los maizales, a lo lejos se oye el impotente aullido de un lobo que, una noche más, no ha podido con la ferocidad del jabalí, y los perros han perseguido a una de sus crias hasta matarla.
Muchos mueren en la noche, en una sola noche suceden tantas cosas en las cortas vidas de los animales, que se me antojan monótonas y aburridas las vidas de las personas. Los animales sienten la vida y ven, tocan la proximidad de la muerte, el pasado se olvida, el futuro no está garantizado, cada noche con vida es un triunfo. El presente es vivir, comer, beber, correr, procrear, criar, cantar, ladrar, mujir, saltar, volar, aullar, reptar, nadar… morir. Es su vida.
No recuerdo el pasado, no se hasta donde alcanza mi futuro ni el tuyo, el presente, eres tu. Es mi vida.
Amanece, ruidos, voces, carreras… disparos. No veo a los animales, solo huelo su miedo.
RUBÉN FERNÁNDEZ TOMÉ

16 comentarios:

Una soñadora más... dijo...

La vida me ha enseñado a vivir el presente, el pasado duele demasiado.

Y el futuro... ya veremos cuando llegue... claro entonces ya no será futuro, si no presente...
Ays que me lío...

Esta noche lo consulto con la almohada, total, el calor no me deja dormir.

Gracias por proporcionarme otro tema de debate jajajaja (estoy para que me encierren ¡¿no!?)

Te dejo un abrazo enooooooorme Ruben

Marta.

Ruben dijo...

Marta, gracias, no era mi intención ponerme filosófico, ni hacer pensar, solo estaba... eso... solo en la noche.

Alfredo dijo...

Todos poseemos ese instinto de conservación, pero creo que en los animales está mucho más a flor de piel. Nosotros vivimos el presente y hacemos planes para el futuro, casi siempre con ilusión. La ilusión de los animales, supongo, está en alargar la vida un día más. Lo malo es que a ellos, el mayor depredador los persigue con escopetas, cañas y otros mil artilugios.
He dicho el presente, lo que quizá es una falacia. El presente es tan efímero que en menos de una diezmillonésima de segundo, ya es pasado. Así que vivamos el día a día.
Salu2.

Ruben dijo...

Alfredo, la vida es efímera, pero cuanto más efímera, más intensa.

Sue dijo...

La muerte es parte de la vida, ¿no? aunque nos cueste aceptarlo.
Lo mejor es vivir el presente porque nunca seremos más jóvenes que en este momento. Por mucho que vivamos y hagamos, por muy intensa que sea nuestra vida, no evitaremos echar de menos el tiempo que se nos va, pero eso no es excusa para no vivir.

Pero mejor sin miedo.

Buena reflexión.

Gala(tea) dijo...

Realmente crees que la vida de los humanos es monótona y aburrida por la noche?
Hmmmm, yo creo que la noche como el dia se vive como uno quiera... para no olvidar el pasado, para vivir el presente y esperar el futuro con determinación.

Todo en nuestra vida es importante... la noche, el dia, la luna y el sol... pasado, presente y futuro... harán que al final de nuestros dias hayamos escrito un diario de nuestro paso...
Personalmente me encanta la noche... me relajo en el sofá y analizo del dia que finalizó... haciendo balance... para seguir viviendo... cada dia con mas ilusión.

Me quedó un poco filosofico.. creo que me he liao...

Besos Ruben...

Pluma Roja dijo...

Buena observación y creo que no vives en la selva, ¿te imaginas la noche de los animales en la selva? Pero los hombres también se aprovechan de las noches.

Saludos cordiales.

Hasta pronto.

La Zarzamora dijo...

El presente es una quimera en la que la noche no es más que una larga prolongación de La vida. Y depende de cómo se viva ésta.
Acaso no tenemos mucho de ese instinto animal?
Besos, Rubén.

Miguel Ángel de Móstoles dijo...

Una noche calurosa de verano, tumbado a la fresca en el campo, da para ver lo que tú tan bien describes.

No habrás querido ponerte filosófico, pero no negarás que has estado de Filósofo.

¡Feliz día!

Ruben dijo...

Que os voy a decir, el debate queda abierto, que cada uno piense lo que quiera, yo simplemente, me siento y pienso. Es lo que tiene pasarme las noches por ahí.
Algún día ya explicaré, porque me paso muchas noches solo en medio del campo.

Tengo que decir, que como aquí no hay selvas, mi experiencia se reduce como mucho al monte, y ya da bastante miedo, conque no se si tendría valor para pasala solo en una selva. Intentaré probarlo.

Sese dijo...

Qué gran momento ese para reflexionar, para relajarse, bajo el porche de una casa en el campo.

A veces nos debemos a nosotros mismos esos instantes

SAludos

Akane dijo...

Hello Ruben! Por fin despues de mil años me animo a comentar, pero ya veras que tan "mala" soy, y es q' quiero saber si no le echas un vistazo a un blog de la conocida de una blogger amiga, que es de poemas y como yo no soy buena en eso... El caso es que de paso este comentario me anima a volver XD .... poemasconcorazonyvida ... solo agregale para la direccion ;P... espero volver a comentar!
Tratando de regresar... de Akane.

La libélula azul dijo...

Es como si la vida pasara en un pis pas... y mientras pasa hacemos todas esas cosas :)
aunque da como penita o nostalgia, no sé.
pero me ha gustado tu reflexión.

Ana Galindo dijo...

La noche se convierte a veces en un extraño manto que protege otras realidades. La vida, mirada con los ojos del noctámbulo, se puede convertir en otra secuencia paralela como tú muy bien describes en tu relato.

Felicidades. Muy bueno.

Besos

Mercedes Vendramini dijo...

Muy bueno Rubén! es cierto, vamos por la vida ciegos a lo que puede pasar, a la euforia, al peligro. Mientras las criaturas que siguen sus instintos están siempre alertas y VIVEN cada instante que les es permitido por la naturaleza.

Selvática y fresca tu escritura!!!

Cariños!

Ruben dijo...

Sese, estaba realmente en el medio del monte, bastante lejos de una casa, solo y sin ruidos, es que he trabajado de todo... que se le va a hacer.

Akane, yo tampoco soy muy bueno con las poesías.

Libélula, hace poco, Mercedes Vendramini, ha comentado lo de las libélulas en la literatura japonesa, échale un vistazo en google.

Ana, la vida nocturna es muy diferente, ahora mismo me levanto cada día a las 4:30, pero no es como cuando estaba toda la noche. Es verdad, todo lo cubre un manto. Lo que de noche se hace, de día se ve.

Mercedes, creo que eres quien mejor ha interpretado esta pequeña incursión en la vida animal.