Seguidores

domingo, 6 de noviembre de 2011

LA ARDILLA, EL RATÓN Y EL MOCHUELO


            Llegó la primavera, y el bosque, estaba espléndido, fresco y lleno de vida. Flores de todos los colores, hacían que el suelo pareciese un arcoíris…

            Los animales correteaban alegres por cada rincón, los pájaros en los árboles, las abejas de flor en flor, la libélula sobre las aguas cristalinas del arroyo… Todos estaban contentos.

            Pero alrededor de un enorme árbol, un mochuelo, y un ratón de campo, estaban enfadados entre sí.
Ratón de campo

Mochuelo


            El ratón construía una madriguera en el suelo y el mochuelo un nido entre las ramas del árbol.

            Los dos se afanaban buscando material para construir el hogar de sus hijos, y se disputaban las hierbas más finas y secas, la lana perdida de alguna oveja o el pelo de algún animal. Tanto el mochuelo, como el ratón, querían tener el material más blandito, para que, cuando nacieran sus hijos, estuvieran muy, muy cómodos.

            Desde su agujero en el tronco del árbol, la ardilla les miraba disgustada, cada vez que el ratón y el mochuelo discutían, más triste se sentía.

            ¡Qué vecinos más ruidosos!

            Cada vez se iban más lejos buscando cosas suaves para sus “casas” y ya todos los animales del bosque estaban cansados de verles discutir.

            ¡Con lo buenos amigos que eran antes!

            Cuando por fin terminaron. El ratón su ratonera y el mochuelo su nido. Los dos tenían unas camas suaves y mullidas para sus hijos.

            Pero aun así, seguían enfadados el uno con el otro, el mochuelo criaba sus polluelos en el nido, y ya no descendía al suelo como antes para saludar a su vecino el ratón, tan solo descendía un par de ramas para saludar a la ardilla.

            Y lo mismo el ratón, contento de ver a los pequeños ratoncitos tan cómodos en su cama, salía alegre y subía a saludar a la ardilla, pero no subía para dar los buenos días al mochuelo como hacía antes.

            La ardilla estaba muy triste, ¡con lo que habían jugado los tres en aquel árbol!

            Un día, el cielo se oscureció. Negros nubarrones cubrieron el bosque. Los rayos y los truenos asustaban a todos los animales.

            Entonces comenzó a llover, y a llover… cada vez la lluvia era más intensa.

            La ardilla se asomaba a su agujero preocupada por sus vecinos. En el suelo, el ratón intentaba cubrir la entrada de su madriguera con cortezas y ramas, pero estaban húmedas y no podía con ellas, ¡era tan pequeño! Ya el agua entraba en la ratonera.

            En el árbol el mochuelo se ponía encima de los polluelos con sus alas abiertas para que no se mojase el nido, pero apenas cubrían nada porque sus alas ¡eran tan pequeñas! Ya el agua empapaba su nido.

            La ardilla no sabía a quién ayudar ni cómo ayudar. De pronto vio como el mochuelo intentaba volcar el nido para que saliese el agua y no se ahogasen los polluelos. La ardilla se acercó para ayudar, pero entre los dos hicieron demasiada fuerza y el nido cayó al suelo con los polluelos dentro… Quedó en el suelo boca abajo.

            El mochuelo voló veloz hasta allí, y la ardilla llegó en cuanto pudo.

            Cuando la ardilla llegó al suelo, y se asomó debajo del nido, vio como los polluelos habían caído en la mullida y suave cama de los ratoncitos y no se habían hecho daño… Y además, el nido tan bien construido, había quedado justo sobre la entrada de la ratonera, impidiendo que entrase la lluvia.

            Y a partir de entonces, los pequeños ratones y los mochuelos se quedaron juntos y fueron muy amigos.

            ¡Qué contenta estaba la ardilla!

            ¡Otra vez jugaban los tres juntos!



LA ARDILLA, EL RATÓN Y EL MOCHUELO.

* Puesto que en vez de ganar seguidores, como pasa al resto de los blog, los pierdo, vuelvo a poner un cuento. Este será el próximo que ilustrarán en la clase de mi hija, no es tan bueno como "Gorrión", pero es lo que hay. De todas formas, gracias a todos los seguidores que contunuáis conmigo y a todos los que, sin ser seguidores, os asomáis a esta pequeña habitación de mi casa.


*Las fotos son copiadas de internet, si alguien tiene algún inconveniente, que no dude en hacérmelo saber.

Rubén Fernández Tomé.

33 comentarios:

midala dijo...

A ver Ruben...ahora soy yo la que necesita tu ayuda!!!No se cuándo escribes un post nuevo porque tienes unas pestañas arriba....donde ponen..mi pueblo,viajes,angel y asun...vale??entonces...como se yo donde pones cosas nuevas??que son esas pestañitas?.Este de la ardilla me encantó!!!Me gustan los cuentos de niños...es algo muy tierno y dulce y creo que estamos todos deshumanizados que nos hace falta algo de ternura en nuestras vidas!!!!Explicame lo de las pestañas vale???Millllllllll besossssssssssss

Akane Ariasu Argelia dijo...

Me encanta tus cuentos Rúben! Son tan tiernos! Aunque igualmente me gusta todo lo que escribes, es muy variado e interesante! Lo que se pierden los que se van, sera que no saben disfrutar de la variedad, pero no importa, sabes que realmente eres talentoso!
... de Akane.

Ruben dijo...

Midala, lo de arriba son etiquetas, a veces, algunas de mis entradas, están etiquetadas como si perteneciesen a un mismo tema, así, "gotas" son entradas muy cortas, Edgar Alan poe(ta) son esas "poesías" que intento, Angel y Asun son las entradas de esa historia, Viajes o Mipueblo, pues lo mismo. Pero lo nuevo siempre es lo que aparece en primer lugar, como en todos los blog.

Ruben dijo...

Akane, me da igual que se vaya la gente del blog, no me preocupa mucho, hay otra gente que lo sigue sin ser "seguidor" para compensar a los que se van.

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...

Bonito cuento, seguro que tus hijos disfrutan un montón cuando se los cuentas y más siendo de tu cosecha :-)

Y en cuanto a lo de los seguidores o no, no te fijes en eso tu escribe lo que te apetezca y no lo que creas que van a leer o no. Un abrazo

Sese dijo...

Y yo que me he levantado negativo, hoy. Mi final sería que el mochuelo se zampaba al ratón y luego se le inundaba sin remedio el nido. Ups, casi mejor tu fábula de amistad.

Saludos

Ruben dijo...

Eduardo, gracias por sacar tiempo para leer por aquí, y más teniendo en cuenta que se acerca la fecha.

Ruben dijo...

Sese, es pequeñajo un mochuelo, pero sí, si esto no fuera un cuento, el mochuelo se comería al ratón y lo intentaría con la ardilla, tampoco entraría agua en la ratonera, eso seguro, y los mochuelos, no se como lo hacen pero a veces cubren el nido y dejan dos entradas.

libelú dijo...

Me ha gustado el cuento, pues si en la realidad se comerían...pero es como un cuento con moraleja...

PD: yo si te sigo pero no sé el por qué desaparezco de seguidora tuya y de otr@s, unas veces estoy y otras no ¿? no sé el por qué...

Anónimo dijo...

pues ami si me gusta lo que escrives antes no eras si no escrivias nada de esto pero aora si que heres todo un escritor pero a la jente que no le gusta no les les tienes que hacer caso tu sige asi que son muy bonitos

rosana dijo...

pero bueno no se si me gres pero es cierto la jente no save na de esto

Ruben dijo...

Libelu, yo si se donde estás tu, con eso me vale, no te preocupes, yo pasaré siempre que pueda.

Ruben dijo...

Rosana, yo siempre he escrito, y tu deberías saberlo mejor que nadie...
Hay gente que no lo sabe, pero me da igual...

Anónimo dijo...

Hola,yo si te sigo leyendo me encanta tu blog .yo solo soy un buhito no tengo blog soy nueva en esto,sige escribiendo que lo haces muy bien y ami me alegra leerte.Saludos

Blanche du Bois dijo...

Perder el alma infantil y su fantasía es estar más cerca de la muerte.
Los cuentos se inventaron para educarnos en valores. Y no creo que haya ningún programa en la televisión (que es la que se encarga de "educar" a los niños de hoy en día) que los tenga, así que tú sigue escribiéndolos porque son necesarios para que este mundo no se vaya definitivamente al carajo.

Ruben dijo...

Anonimo, pues gracias por leerme, y por supuesto que seguiré escribiendo.

Ruben dijo...

Blanche, sobre los valores de la tele, se puede hablar un rato largo... Pero bueno, a mis hijos les influirá de forma inevitable, así que yo hago lo posible por atenuar esa influencia...

Mercedes Vendramini dijo...

No creo que pierdas seguidores Rubén! a veces andan ocupados en todos los asuntos de esta vida, cada vez son más y más complicados. o nos ingeniamos para que así sea.
Tus cuentos son hermosos! éste será leído a mis nietos mañana!
Gracias por rescatar la ternura y la inocencia! y por visitarme .... sin cansarte.-

Cariños!

midala dijo...

Mil besitos ruben, entendí ya todo!!!como ves...ando media perdida con las pestañas jajajjajajajaj.Pero ahora comprendí.Milllllllll besosssss

Ruben dijo...

Mercedes, a ver que tal aceptación tiene este cuento por la clase de mi hija. Espero asioso sus dibujos.

Ruben dijo...

Midala, se me hace raro el hecho de explicarte algo yo a tí, cuando siempre es al revés.

eddie dijo...

que agusto se debe de estar en el nido de los ratones, con el tejado del mochuelo.

Ruben dijo...

Eddie, ¡pero cómo te gusta a tí ese bosque...! te puedo imaginar cuidando ambas camadas...
enhorabuena por lo de APAL.

Ruben dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
eddie dijo...

:) me gustan las criaturas pequeñas, pero no me veo yo aún muy responsable para hacerme cargo de nada xd

gracias, en breve la obra, y dos toneladas gratis de pienso, genial.

Alfredo dijo...

Los cuentos, cuentos son… y en ellos se dan situaciones imposibles. Imposible sería en la vida real, pero este bonito cuento… merecería que fuera realidad.
Salu2.

midala dijo...

solo paso para desearte buen finde y enviarte cientos de besitos!

Ruben dijo...

Alfredo, gracias por el comentario, si bien es cierto que en la realidad sería imposible... pero es un cuento, así que sería tan imposible como todos los cuentos.

Mercedes Vendramini dijo...

Rubén,

extraño tus cuentos ... y tu vida. Ya que en tu palabra escrita podemos "leerte" y ver cómo eres!

Vos tendrías alma aunque no tuvieses secretos!!!

Gracias por visitarme.

Abrazos.

Ruben dijo...

Mercedes, los malos momentos por los que pasa mi vida, me están privando de viajar por los blog, y de crear entradas nuevas.

Jackelyn dijo...

Fantastica entrada! Muy interesante tu blog. te sigo a ver que descubro. Un placer conocerte

Chuan-Che dijo...

Buen cuento, Rubén. Ideal para que lo ilustren con dibujos sencillos y bonitos. ¿Lo hicieron en clase de tu hija? -si no lo he entendido mal-... Consigue esas ilustraciones y cuélgalas :)

Ruben dijo...

Chuan che, ahora las ilustraciones van rotando de alumno en alumno, y es difícil de conseguir.