Seguidores

viernes, 15 de febrero de 2013

REPOSICIÓN 2ª PARTE ANGEL Y ASUN



2.- ANGEL Y ASUN ¡QUÉ CURA ESTE!

*Esta es la segunda entrada de esta historia, quedarán otras cuatro, que espero no os resulten muy largas y pesadas.

Estaba Don Angel mirando desde la ventana, por un huequito, con un telescopio prestado, cuando entró Asun.
-Pero ¿qué hace padre?. ¿Espiando con ese trasto?
-Pues verás, te lo voy a contar, para que informes a los amigos esos de tu hermano.
-Los amigos de mi hermano están todos en el monte, huídos…
-Pues a ésos. Les dices que esta guerra no va conmigo.
-¿Pero qué mosca le ha picado?
-Cuando vine aquí, vine para sustituir al cura anterior que lo habían asesinado los del monte. Porque él ocasionó a su vez el asesinato de uno de ellos, vulnerando el secreto de confesión. Ambas actitudes me repugnan, porque en ningún caso puedo justificar una muerte, y menos tan a la ligera.
Lo malo, es que a pesar de que yo nunca he denunciado a nadie, ni me he decantado a favor de nadie, porque los dos bandos están haciendo barbaridades que no concibo. Ahora se les ha ocurrido ponerme una trampa a mí…
Han mandado a una pobre anciana al confesionario, a contarme que se escondían en la majada de La Raya, y solo para ver si yo iba con el cuento al teniente, claro, como ven que me llevo bien con el.
- Si es que no se por qué se lleva usted con el teniente, -dijo Asun- si es un ca…
-No sigas, ya lo se, pero así es más fácil ayudar a todos y punto, lo demás me da igual.El caso es que yo nunca quebrantaría el secreto de confesión, pero como me he olido que era una trampa, me he pedido prestado el telescopio, y no he dejado de vigilar la majada, y allí no hay nadie, así que ahora estaba vigilando en los altos, para ver si ellos también vigilaban… ¡y allí están! ¿quieres ver dónde?, así vas y les dices que he podido descubrirles sin romper el secreto de confesión, que no he picado, y que tiene narices que me pongan trampas a mí, que solo he hecho que ayudar.No voy a decir nada, anda Asun sube y diles que les estoy viendo, y que se escondan otra vez, que yo paso de todas estas represalias de unos y otros, que solo han conseguido que dejarme amigos muertos… y que por favor dejen ya el pueblo en paz. A cambio, yo voy a entretener al teniente…
- Se van a enterar éstos… -dijo Asun-. Con lo que yo me he arriesgado por ellos…
Se había librado por los pelos, si alguien hubiese ido a la majada, aunque solo hubiese sido por casualidad, Don Angel sería el siguiente cura muerto.
Cuando Asun les encontró, les echó la bronca más grande que se haya echado nunca sin levantar la voz, por si acaso les oían.
Un poco avergonzados, no se querían amedrentar fácilmente.
-No me digas que te has enamorado de ese cura, Asun… - dijo uno-. Tú, que no crees en los curas.
-¡Precisamente! porque no creo en los curas, veo un hombre y no un cura, y la culpa la tenéis vosotros, que si aquella vez que os oculté, no me pillan, no me hubiera mandado el teniente de criada del cura, ¿qué culpa tengo yo de quererle?, si solo hace que cosas buenas, ayudando a todo el mundo, mira vosotros, ni podéis ayudar en casa, ni os vais de una vez lejos de vuestras familias, que las estamos pasando putas, por protegeros.
Y ahí se acabó la discusión.
Iba Don Angel pensando en todo esto, ensimismado, por la calle embarrada, levantando la sotana para que no se embarrase, que se la terminaba de planchar Asun no hacía ni media hora, cuando… Aquella masa amorfa venía directa hacia el, no era redonda ni cuadrada, despedía barro como si fuera un aspersor, barro por todos lados… golpeó directamente en todo el pecho, la sotana… ¡buah! la sotana, mejor no mirar. Los chicos allí delante, callados, mirando al suelo, acojo… acongojados.
Don Angel mirando, los chicos callados.
Don Angel echando humo, los chicos colorados, a punto de mearse encima.
-¿Qué es esto? - gritó más enfadado que nunca en su vida-.
-Es… es…e…eeees, pueeees… ¡el balón!, -dijo el más pequeñín.
Sin palabras se quedó. ¡Qué balón ni qué balón!, eran unos trapos enrrollados y luego atados con cuerdas y cinta aislante, que claro, al primer patadón, se empezó a romper, saliéndose trozos de trapo que hacían del pseudobalón un esparcidor de barro. Les devolvió el “balón”, y regresó a casa.
Para que no lo viese la Asun, se puso a lavar la sotana, pero, como siempre, le pilló in fraganti. Se lo explicó con más miedo que los niños a él.
¡Pobres chicos! ni para balón tienen…
A los pocos días, le dijo Asun.
-Siempre usa usted el traje verde para la misa, por qué no se pone los otros.
-Asun, porque cada uno es para una ocasión. El verde es el de ordinario, el blanco en las fiestas de Nuestro Señor Jesucristo, el rojo Pentecostés, Espíritu Santo etc. el morado adviento y cuaresma, y el rosado tercer domingo de adviento.
-¿Y este azul? -dijo Asun-.
-¿Azul? ¿tenemos uno azul?
-Si, yo nunca se lo vi al otro cura, pero lo encontré hace poco en un baúl, que el otro cura igual ni sabía que estaba.
-Y la fiesta del pueblo es la Inmaculada… ¡Asun! de la azul ni una palabra a nadie.
La azul es la ropa litúrgica de la Inmaculada Concepción, no todo el mundo la tenía.
¡Ya tenía una idea!
Se fue a llorar al obispo que no tenía la azul, y que claro, siendo la fiesta del pueblo la Inmaculada Concepción… que el sabía de un sitio que la vendían muy barata…
Trabajo le costó, pero le dieron algo de dinero, que no hubiese bastado para comprar una azul, y también se llevó la bronca por no tener ni un céntimo de su sueldo, si supieran lo que había hecho con el…
En fin, con el dinero que le dieron compró un balón como Dios manda, y a través de Asun, que alucinaba con la jugada, y no la de fútbol precisamente, les hizo llegar el balón a los chicos. Luego cogió la vestimenta azul y se la enseñó al obispo.
-¿Y te compraste esto con el poco dinero que te dí? ´¿tenían más en ese sitio?
-No señor obispo, solo esta.
-Seguro que me engañas y todavía tenías algo de tu sueldo.
Algo de su sueldo… algo de su sueldo… Su sueldo voló como siempre, regalado.
Bajaba un día del campanario, cuando allí le esperaba el criado del tio Segis, que ese sí que no tenía ni un céntimo. De sobra lo sabía Don Angel, porque se lo había contado Asun, que el pobre criado, no tenía para mantener a sus hijos, porque en las últimas lluvias se le había venido parte del tejado abajo, y se lo había gastado en tejas.
-Hola Don Angel -dijo el criado-.
-Buenas, Antonio ¿que te trae por aquí?
-Pues que necesito dinero, y quería saber si usted me compraría este medallón de oro, no debería desprenderme de el, porque era de mi difunta madre, pero es que lo necesito.

¡Ni en broma, era de oro el medallón! Al primer vistazo, ya vio Don Angel que no era ni chapado en oro, era bronce como mucho, aunque ni eso. Consciente de que Antonio quería engañarle, no quiso enfadarse, no podía dejar a esa familia en la calle, pero no podía permitir que le tomasen por el pito el sereno.
Finalmente, se quedó el medallón, por la quinta parte de lo que pedía el Antonio, pero por cuatro veces su valor real. Y así, fue como se quedó sin dinero ese mes, sin dinero y sin medallón…
Iba Antonio tan contento, con remordimientos por el engaño, era buena persona, no podía dejar a sus hijos sin comer, pero tan bueno era, que esa noche no pudo pegar ojo pensando en el grave pecado cometido, y encima con el cura, con lo bueno que era.
Sin haber pegado ojo, al día siguiente fue a confesarse.
-Padre, me acuso de que he engañado a un hombre, y le he robado.
-Pero ¿qué me cuentas, hijo?
-Eso padre, que he engañado a un buen hombre y le he robado, le vendí un medallón de oro, y no era de oro, y encima era de mi madre.
-Bueno, Antonio, por lo menos lo de tu madre era verdad.
-Pero padre, esta tarde le devuelvo el dinero… y nada más… esos son mis pecados.
-Vamos a ver Antonio, no te voy a poner penitencia, porque no engañaste al hombre, que en todo momento, sabía del engaño, y como te compró igualmente el medallón, tampoco le robaste, y no le vayas a devolver el dinero porque ya no tiene el medallón, ¡hala! vete en paz.
Cabizbajo y avergonzado entraba Antonio en casa, cuando un alboroto en la cocina llamó su atención. Se dirigió hacia allí.
-¿Qué es lo que pasa aquí? -le dijo a su mujer-.
-Mira lo que ha hecho tu hija. Anda por ahí con el medallón de tu madre.
-¿Qué dices?, no puede ser. ¿Quién te ha dado eso?
-¡Don Angel! me lo ha dado el cura, y me dijo que era mío, y que lo cuidase mucho, y que nunca lo vendiese aunque necesitase el dinero... Déjemelo padre ¡por favor!
-Es tuyo, hija... de verdad... que es tuyo.
-Pero… - comenzó la madre-.
-Pero nada, ahora te lo explico.
¡AH! ¡QUÉ CURA ÉSTE!…

10 comentarios:

Saudades8 dijo...

Ruben siento decirte que pincho en el título y me sale un aviso de que mi cuenta no tiene acceso.

Lo siento aunque creo que la otra posibilidad es poner entera la 2ª parte.

Un saludo,

Ruben dijo...

Saudades, entraste tan rápido que no me diste tiempo a corregir un error al publicar, lo siento... pero ya está disponible

Rafa dijo...

Me encanta, tan buena o mejor que la primera parte, estoy enganchado :)

Pocos curas y personas hay como Angel.

animo con la historia, es muy buena.

saludos.

Ruben dijo...

Rafa, pues mi preferida es la siguiente...

Saudades8 dijo...

Ruben esto va ganando como el buen vino en barrica, sé que tienes aptitudes para hacer una historia que bien podría ser un libro y en ella puedes mezclar capítulos de Don Angel con otros del pasado, del anterior cura y así poco a poco será una gran historia del pueblo y sus años convulsos.

Saludos,

Soledad Enelpiano dijo...

Ruben ¡Que me gusta!.... Una cosita por si puede ayudar, pero com te dije la otra vez son apreciaciones mías que no tienen porque ser, mejor que tú nadie.

Me encanta la figura de Ángel, la veo entrañable y situo la historia en Castilla ( imaginación) bien, engancha. Ruben podías describir de entrada a los personajes fiscalmente, de esta forma sabríamos, ese pelo de Asun, una boca fina, carnosa, bueno un etc.
Dn Ángel, su nariz, mandíbula, su enfado al fruncir el ceño, sus ojos azules debajo de una espesas o menos espesas cejas, otro tec. lo digo para situar.

Me parece un relato extraordinario, has metido ya al hermano, vas explicando los porqués. Lo del medallón fantástico al igual lo de la inmaculada, como el telescopio.

Venga a por ella.


Ruben dijo...

Soledad, bien, eso es lo que necesito, ideas para completar lo que ya está escrito.

Sese dijo...

Y lo que cuesta ser buena persona, mirar por las demás, ser generoso...

Y más en los malos tiempos como los quenos otocan vivir.

Saludos

Eduardo Fanegas de la Fuente dijo...

Tengo esta historia grabada en mi memoria de la primera vez que la leí. Creo que te dije, que era buenísima y sigo diciéndolo. Seguro que puedes escribir una gran novela alrededor de estos personajes tan entrañables. Me encantan

Nieves dijo...

He tenido una semana ajetreada y al ver que era una entrada larguita, decidí esperar a poderla leer sin prisas.
Estoy super intrigada, menos mal que he llegado a tiempo y me voy a leer de corrido la tercera parte...
Este final con el medallón me ha dejado :O


Saludos y ahora sigo comentando...